El pene es poesía.

-Dime, para ti ¿Que es la poesía?

+Mmmm Cualquier cosa

-¿Cualquier cosa? Definemelo

+Quiero decir, que cualquier cosa con un sentimiento puede ser poesía

-Entonces no puede ser cualquier cosa

+¿Por que?

-Un vaso no tiene un sentimiento

+Pero si puede transmitirlo, un vaso para ti es un vaso, pero el mismo vaso para otra persona, puede ser una historia, un mundo, un recuerdo

-¡Tendrás que ser mas gráfico!

+Bien….Mi pene, mi pene es poesía

-¡¿Que?! ¡Como va a ser tu pene poesía idiota!

+Mi pene en si no, en cambio, mi pene dentro de ti, niegame que lo que sentimos los dos, no es comparable a la poesía.

-…

+¿Que ocurre?

-Te amodio…

Feel The Game.

Seamos hoy los personajes que controlamos. Seré hoy ese Link que pasea por esos extensos prados verdes montado en Epona por todo Hyrule, ese chico que sin pedir nada sabe que tiene que ir a por Zelda, pase lo que pase, sea el mundo que sea, es su misión y nunca le hemos visto quejarse por ello.

Seré ese héroe en Atherot, nadie le pregunto si quiso ser panadero, movimos su voluntad y confiamos su suerte a nuestras manos, le metimos en las mas recónditas cuevas llenas de emergentes peligros, hicimos grupos con desconocidos para aumentar su poder y sinceramente, mi héroe de Atherot, mi Caballero De La Muerte, nunca le he oído quejarse.

Ni mencionar tiene a nuestros campeones de League of Legends, que bien podrían vivir sus vidas tranquilamente por Runaterra, pero deciden por nuestra diversión encadenar su cuerpo y alma a la voluntad de su invocador (Nosotros) Confiando su vida misma a nuestras habilidades, dejándose controlar y literalmente, obedeciendo ante el suicidio de saber “¿Que hay en esa hierba?” Pues un Garen señores, en esa hierba todos sabían que había un Garen. A estos si que los he oído quejarse, pero nunca desobedecer.

No tengo ni idea de lo que quiero llegar con esta conclusión pero, una cosa es segura. He disfrutado de paisajes echos virtualmente, me he emocionado salvando a la princesa del héroe, me he enfadado ante la idea de un mal que desea destruir aquel virtualizado e irreal mundo, y me he apenado cuando un compañero ha muerto en alguna de estas historias.


He conocido grandes amigos a través de estos mundos creados a partir de datos, algoritmos, ecuaciones y cálculos, creando belleza, traición,compañerismo y un largo etc de virtudes y defectos.

Y sinceramente creo que esta es la esencia de aquel al que le guste tanto este ritmo de vida como al que no, no convirtamos este hobby en una moda obsoleta y caduca.

Que para ponerse un gorro de Teemo siempre hay tiempo señores por favor: Feel The Game.

Los 4 Caballeros.

Os dejo esto escrito, por que no me queda mucho tiempo, ya me gustaría a mi poder contarle a mis hijos esta historia en persona, pero bien sabe Dios que hay heridas que no cicatrizan e infecciones que no curan.

Antes de dejar este mundo deciros que fuimos cuatro, cuatro grandes caballeros que a cada cual nos tocaba una cruzada a la que normalmente llamamos vida.

El Caballero Azul: Empezare contigo amigo mio, por que es tu cuerpo inerte sin vida el que tengo mas cerca de mi regazo, diste todo por esta batalla y caíste con honor, ese honor al que siempre dedicaste tu vida. Tu, caballero Azul, color al que acojo a la desesperanza, mas aun que eras rudo y tosco a veces amigo mio, tu puño y fuerza intimidaban al mas grande, tuya era la sabiduría y tus palabras resonaran allá donde nos este llevando la caída. Aun puedo ver tus tatuajes en la espalda, manchados por fuera pero impolutos por dentro. Puedes partir en paz hermano. “No dejas nada atrás”

El Caballero Verde: Oh, el Caballero Verde, cuan estúpido y burlón era, lo puedo ver, aun que se me este nublando ya la visión, y aun que esta tirado a pocos metros en una postura incomoda e indescriptiblemente amorfa, tiene dibujada en la cara la sonrisa del que se ríe de su destino, unos pequeños y afilados dientes de tiburón asoman de su boca en una mueca de chiste infinito. Cuan amenas me hizo las estancias y cuanto peso me quitaba de encima, siempre presumía de ser un ser malvado y negro, sin darse cuenta que sus jactas levantaban el animo y moral de aquellos que le rodeaban, maldito seas por siempre Caballero Verde, pues tuya es la suerte de poder haberte reído del mayor chiste de la historia humana: La vida.

El Caballero Gris: El mas antiguo de mis caballeros, siempre en silencio, mercenario de nuestro gremio, apodado “La Voz de la Sabiduría” Su dogma y sus reglas, nada ni nadie podía interrumpir sus horarios, fiel siempre a la promesa y a la palabra, no daba créditos a estatus ni amistades, si el caballero gris decía que tenia que hacer algo, lo hacia sin prioridad alguna. Cuando otros muchos me huyeron en combate, contra todo pronostico el caballero gris, mustio pero erguido, daba el grito de batalla sin desplazarse un ápice hacia atrás. Y así es como nos dejas, postrado de rodillas, pero el primero en las filas.

El Caballero Rojo: No hay un caballero mas irresponsable, impetuoso, impertinente, caprichoso, torrencial e impaciente. Yo soy ese caballero, y aun que me quede poco tiempo, me alegrara saber que me voy en buena compañía, mi impulsividad nos ha llevado por caminos cuanto menos espinosos, pero mía era la justicia y la defensa del mas débil, no proclamare valiente al caballero rojo, pues la valentía esta acompañada de sabiduría y responsabilidad, lo mio siempre ha sido la refriega y la enajenación, de ahí a que para que esta historia funcionase, necesitase tanto a mis hermanos. Me voy, pero no sin antes decir:

¡UNA MUERTE GLORIOSA!