"Hace dos años te dije que…"

Me desperté temprano, realmente no se si fue por el calor asesino que entraba dando latigazos por mi ventana como una venganza divina o por que anoche fui el primer zombie en acostarse.

La cuestión es que me canse de esperar a mi amigo para ir a esa manifestación. 

-Puto vago, nini sin remedio…

No me costaba demasiado imaginármelo babeando sobre su almohada sin saber que habíamos quedado.

Igualmente iba a verla a “ella” así que podía prescindir de sus servicios.

"Hace dos años te dije que…"

Esa frase me asaltaba cada vez que pensaba en ella, una tonteria, un consejo, un aviso, una advertencia, la cual yo pasaba por alto por el simple hecho de saber, DE SABER, que tanto mis muros como mis sentimientos estaban todos en su sitio.

"Hace dos años te dije que…"

-Gilipolleces…

Una vez llegado el bus definitivamente no tenia ni idea de donde estaba, aun así soy un chico de recursos así que me dedique a preguntar a cada paisano que veía para orientarme.

No tarde demasiado en llegar al evento, un par de preguntas mas y ya podía divisar el bullicio de gente gritando en pos de sus derechos.

Que estupidez la mía, que iluso, nada mas llegar me la encontré de frente, con ese pelo simétrico, (Ese estúpido pelo simétrico), la sonrisa de quien pretende ser educada (Esa estúpida sonrisa de quien pretende ser educada) y los ojos achinados en una expresión de alegría infinita (Y por supuesto esos estúpidos ojos achinados en una estúpida expresión estúpidamente infinita de estúpida alegría.)

-Que estupidez

-¿Que?

-Nada…

"Hace dos años te dije que…"

¿A que viene esto ahora? Estaba incomodo, por el amor de dios, sentía alegría y miedo, rechazo y atracción, sentía…Sentía y ese era el problema, no sabia el que, pero ahí estaba y de fondo solo se escuchaba retumbar en el yunque de mi cabeza como si la estuvieran forjando palabra a palabra…

H a c e   d o s    a ñ o s   t e   d i j e   q u e …..

Tenia que salir de allí, como la viese sonreír una vez mas le rompería una pancarta en la cabeza.

¿Por que? No lo se

Si, si lo sabes

No, no lo se, es algo y no se el que.

Por que no te has parado a sopesarlo, buscalo, tu veras  como sabes a que viene esa incomodidad, ese querer estar con ella, pero desear irte corriendo.

¿Miedo?

El miedo es otra cosa y tu no eres imbecil ni masoquista.

Yo no…

Hace dos años te dije que…

Lo se.

Claro que lo sabes, lo se yo, lo sabes tu y lo sabe el vecino, tu quieres estar aquí con ella, pero…

…Pero no siendo su amigo.

Una vez supe esto no había duda alguna, recogí mis cosas y salí de allí mas rápido que un somalí huyendo de los leones.

Entonces recordé la frase completa del desgraciado de mi amigo, que seguramente aun estaría calentando el colchón…

"Hace dos años te dije que…Ni la habías olvidado y que cuando la vieses, sufrirías"

Y desde ese día le doy la vuelta al primer cigarro de mi paquete de tabaco, para dejarlo el ultimo, escribir su nombre y no fumármelo.

Por que ese amor es imposible.

Hielo y Vaho.

Y es que esta armadura no conoce el descanso y ya no sabe si es que se enamora fácil y siempre de la equivocada, se sorprende a ella misma viendo como se posa en las caderas semanalmente con una distinta y con la facilidad del mas diestro conquistador para luego darse cuenta que hay otras tantas que quiere alcanzar y no llega “Que alguien la quiera que yo no llego” se ha dicho muchas veces.

Y no se sacia, da igual cuantos cuerpos posea, no importa cuantas bocas bese, a la mañana siguiente esta aun mas vacía y oxidada que el día anterior, ni todo el sudor de todas las valkirias que se han dignado a compartir su cama son capaces de darle un atisbo de latido.

Y entonces aparece otra, otra a la que no desea llevarse a la alcoba, una mas entre los despojos de ropa que dejan al borde de la cama, para descubrir nuevamente que no puede alcanzarla, que hay mas muros delante suya.

Mi armadura, la mas triste y fría que poseo esta hecha de vaho y litronas de cerveza, entonces entiendo por que mis ropas no tienen ni la fuerza ni la capacidad de atraer hasta su lecho (Aun que sea para dormir) a la que anda buscando.

No reposa ni cesa en su búsqueda de alguien que sea capaz de portarla, pero ahí esta, alzada con un estandarte de plateado escudo y una lanza de frágil hielo aporreando molinos.

No ha nacido hijo de puta que la doblegue.

                                      Exponiéndote a la gente, 
                                      presumiendo por ahí, 
                                      no me quedo indiferente, 
                                      no me quedo en mi país.

Y sobre el acantilado divisó el caballero el fortín, y desde tan lejos podía imaginar aquellos ojos clavándose en cada poro de su piel, atravesando lejanía, metal, carne, musculo y hueso.

                                     Reina de espectros ausentes, 
                                     séquito de maniquís, 
                                     en palacios de occidente, 
                                     con trono en un palco vip. 

Mas bajó la ladera y enfrentó sus muros, y no tardó en oír el jaleo de la escabechina que se formaba tras la pared de piedra, casi podía oírla reír con su famélica sonrisa.

                                    Con alertas oficiales, 
                                    a todos los militares que trabajen para ti. 
                                    Con tu ejercito en el aire, 
                                    porque ahora empieza mi ataque 
                                    y no me importa sufrir. 

Y podrían ser un centenar de noctivagas almas y podía divisar que no había maldad en todas ellas pero debían seguir su mandato y a la voz de su reina se alzaron sobre el caballero que al grito y espada, a hierro y alma atravesó e hizo jirones a su séquito para por fin, atravesar sus puertas.

                                     Ya no respeto tu tregua, 
                                     ni me quedo en la frontera 
                                     ni me canso de escribir. 
                                     Fuego abierto al objetivo, 
                                     ya lo tengo decidido, 
                                     nadie lo va a hacer por mi.

Escalones de hueso y papel, de tinta infecta, devoraban el metal de los atavíos del caballero, y aun que exhausto, dolorido y con la mente turbada por los acontecimientos, llegó al final del torreón donde una puerta abierta daba lugar a la sala real donde orgullosa en su trono cetro en mano miraba cínica al caballero.

                                     Empezó la guerra fría,
                                     el tiempo de la anarquía,
                                     empieza tu amargo fin.

A su lado su campeón, con armadura de papel tintado con el don de la palabra hecha espada como arma y el orgullo como escudo, cargó contra nuestro caballero.

                                     Empezó la guerra fría,
                                     el tiempo de la anarquía,
                                     empieza tu amargo fin.

Y siete días duró el combate, donde el campeón de su majestad se retira, dejando malherido y moribundo al caballero, que a duras penas consigue alzar la lanza, apoyarse en su estandarte, mirarla por ultima vez a los ojos:

Y atravesarle la piel, las costillas y el corazón.

                 Empieza tu amargo fin….Empieza tu amargo fin….

https://www.youtube.com/watch?v=r52tK7-dIAw